¿Una mujer casada porque engaña a su marido?

El verdadero problema emocional detrás del engaño

Como siempre que hablamos de trampas, hay que recordar, que en la actualidad se ha convertido en algo muy normal y desgraciadamente cada vez más frecuente. Sin embargo, cada vez escuchamos con más frecuencia a mujeres casadas que sienten la necesidad de engañar a sus maridos. Es cierto que los hombres también engañan, pero de lo que quiero hablar en este artículo, es de la diferencia entre las razones reales y las que se utilizan como coartada para justificar sus traiciones.

Las causas del engaño nunca se pueden encontrar en algo trivial, difícilmente una mujer engaña a su marido solo por una necesidad física, ok puede suceder, pero significa que la relación ya está terminada, y entonces la necesidad física es solo una consecuencia de lo que ya hay antes o del fin total del matrimonio.
Pero el punto más importante, y que a menudo estas mujeres que engañan a sus maridos, justificar este evento simplemente diciendo que su relación es ahora plana terminó sin emociones, y luego se enamoró de la primera persona que pasa. Analizando bien estas palabras, se entiende lo malo que hay detrás de ciertas relaciones, porque si bien es cierto que todo el mundo puede enamorarse de otra persona siendo excusado, es verdad que si se está dentro de una relación que percibimos como acabada, lo más lógico es que lo hagamos y la cerremos.
Sin embargo, esto no sucede, y se mantienen relaciones paralelas, burlándose, tanto del marido como de la amante. Pero la cosa también hay que verla desde otro punto, o sea que muchas veces estas mujeres que engañan a sus maridos, lo hacen con la primera persona que le echa un piropo por InChat, ya sé que parece trivial, ya sé que parece surrealista, pero el 90% de estas aventuras realmente toma forma en Facebook.

Realmente no puedo entender cómo una mujer a menudo adulto, caer en los brazos de una persona que hace dos podría cumplidos, o dedica la atención. Que luego, esas atenciones suelen desvanecerse después de haberse acostado con ella.

Así que ni siquiera estamos hablando de gente con sentimientos, sino de gente que se aprovecha de las debilidades, y de las situaciones. Gente que sólo quiere acostarse con cierta mujer, y lo hace de la manera más fácil posible, de una de las peores maneras porque ese acercamiento a los veinte años significa dos picas.

Matrimonio y concienciación

¿Una mujer casada porque engaña a su marido?Entonces, ¿qué cambia exactamente en las personas? Cambia que cuando entran en relaciones largas, lo dan todo por hecho y pierden completamente el valor de lo que tienen, esto implica, en mi opinión personal, la pérdida total de valores y la anulación del carácter de la persona, porque si una persona se siente atrapada en algo, hará todo lo posible para escapar de esta cosa, pero desgraciadamente se encontrará muchas veces con estos personajes que le explotarán bastante.

Una mujer casada engañará a su hombre porque está cansada de él, pero a menudo no tiene el valor de terminar la relación. El hombre también actúa exactamente así, pero el hombre a veces engaña aunque no esté cansado de la mujer que tiene a su lado, en cambio de la contraparte femenina notamos que hay una pérdida de interés en su marido, que se compensa prestando atención a la primera estúpida que pasa.

El noventa y cinco por ciento de estas relaciones clandestinas terminan mal, terminan sin que pase nada, así que es una total pérdida de tiempo.

Si ya no eres feliz con tu marido, deberías tener la valentía de decírselo, pero no porque eso te haga mejor persona, sino para salvarte de caer en esas trampas emocionales, que te pueden llevar a tener graves problemas emocionales, y a ser utilizada por personas con muy pocos escrúpulos. Cambiar de carretera es correcto si ya no te gusta la antigua, pero hay que hacerlo con cabeza.
Muchos hombres, cuando salen siempre con la misma mujer, son víctimas de un letargo crónico. Esto ocurre porque la rutina se rompe de forma impetuosa en lo que es una naturaleza innata del hombre, la caza. Si a un depredador se le mete en una jaula, deja de moverse y de ser agresivo, lo mismo ocurre en el hombre. Este fenómeno no es sólo la clásica charla de bar, sino que está realmente relacionado con las predisposiciones genéticas del varón. La vida moderna y los dictados de la sociedad, nos han quitado muchos aspectos de nuestra parte primitiva, pero despertándolos puedes dar vida a nuevas emociones que forman parte de nuestra forma de ser. Un hombre que engaña a su novia puede redescubrirse como cazador y afirmar de nuevo que le gusta. Esto puede infundir confianza y hacer que uno vea la relación actual con un punto de vista diferente.¿Una mujer casada porque engaña a su marido?